Si has estado en la industria de la música por un tiempo, reconoces a finales de octubre hasta fin de año como un momento lento para todo lo relacionado con la industria. Los álbumes no están siendo lanzados, los tours se están cerrando, los publicistas tienen menos para promocionar, los periodistas tienen menos para escribir, los promotores no están presentando tantos shows, toda la industria lo siente, hay un letargo durante los últimos meses del año En verdad, es un momento conveniente, ya que nos permite centrarnos en nuestros seres queridos durante las vacaciones y nos da un descanso muy necesario del caos que se produce durante el resto del año. También es un buen momento para planificar tus próximos pasos y comenzar el siguiente año más fuerte que nunca. Asi que como haces eso? Comience con estas cinco formas.

1. Haga un balance del año pasado
No puedes avanzar si no reconoces el pasado. Tómese un momento para revisar el año pasado y evaluar qué fue bien, qué pudo haber ido mejor y qué no funcionó. Haga un plan para incorporar más de lo que salió bien, pero también tómese el tiempo para evaluar por qué ciertas cosas no funcionaron. ¿Fue porque no tenías los recursos? Si es así, ¿cómo se asegura de que eso no vuelva a suceder el próximo año? ¿Fue porque lo que estabas haciendo realmente no estaba alineado con tu marca y tu corazón no estaba en eso? Si es así, deséchelo. Al hacerse claro sobre lo que funcionó y lo que no, puedes cortar las cosas que no te sirven y verter tu energía en lo que tiene.

2. Hacer objetivos mensuales, trimestrales y anuales
Uno de los pasos más importantes que puede dar en cualquier momento de su carrera es preguntarse qué es lo que realmente está persiguiendo. Puede ser fácil quedarse atascado diciendo: “Quiero ser famoso” o “Quiero ganar suficiente dinero para mantenerme solo a través de la música”, pero ¿qué significan esas cosas para ti? ¿Cuánto es suficiente dinero? ¿Cuántas fuentes de ingresos en la industria de la música necesitarías para que funcione? ¿Qué significa realmente ser famoso?

Al escribir dos o tres metas sólidas para cada mes, trimestre y año, no solo te obligas a ser claro sobre lo que persigues y por qué, sino que también tienes algo a lo que referirte cuando comienzas a sentirte perdido o desenfocado.

3. Pregúntese: “¿Qué tres cosas quiero lograr el próximo año?”
Ahora que sabe cuáles son sus objetivos a largo plazo, puede empezar a pensar en cómo abordarlos mensualmente o semanalmente. Tómese el tiempo para descubrir de tres a cinco cosas generales que desea lograr el próximo año, y sea muy claro sobre lo que significan.

Estos deberían ser objetivos más grandes (o “temas”) que abarquen los objetivos que ha expuesto anteriormente. Por ejemplo, tal vez el próximo año quiera aumentar su base de fans, tocar más espectáculos y comenzar un boletín informativo. A partir de ahí, puede comenzar a dividir esas metas más grandes en microobjetivos más pequeños y manejables.

4. Escribe un plan de lo que tomará para hacer esas tres cosas
Una vez que sepa lo que quiere lograr, elabore un plan sobre cómo llegar allí. Mi método preferido es identificar el objetivo y luego retroceder preguntando: “¿Qué necesito para que eso suceda?” Por ejemplo, si su plan es lanzar un nuevo EP el próximo octubre, hágase preguntas como las siguientes:

¿Cómo voy a financiar tanto la grabación como las relaciones públicas para ese álbum?
¿Cuánto costará?
¿Qué necesita guardar la banda para esas cosas?
¿Cuándo debemos comenzar a grabar / obtener nuestras fotos promocionales / escribir nuestra biografía?
Si su objetivo es tocar en un pequeño festival local que tiene lugar en julio, puede preguntarse:

¿Cuando es la fecha limite para aplicar?
¿Cómo puedo desarrollar mi presencia en las redes sociales o el buzz online entre entonces y ahora para que parezca más atractivo para los promotores?
¿Cómo puedo establecer contactos con otras bandas o industrias que puedan aumentar mis posibilidades de ser elegido?

5. Sea flexible
Aunque apoyo y animo a tener un conjunto de objetivos, debe ser un poco flexible en su planificación. Si surge una oportunidad que resuena con usted y no forma parte del plan original, no tema tomarla de todos modos. Si en seis meses, se da cuenta de que sus objetivos a largo plazo han cambiado, está bien entrar y ajustarlos. Siempre y cuando siempre tenga en cuenta esos objetivos y trabaje para lograrlos de una manera organizada y estructurada, no puede perderlos. Aunque tomarse el tiempo para crear un plan y un conjunto de objetivos como este puede parecer intenso, es una de las herramientas más importantes con las que puede armarse si quiere prepararse para un año exitoso.