¿Que es una compañía discográfica?
Uno de los aspectos más importantes en la industria de la música son las discográficas, casas disqueras, sellos disqueros o discográficos.

Los sellos discográficos son grandes corporaciones de capital de riesgo que a principios de los 70 se dieron cuenta que el negocio se encontraba en la comercialización y distribución de productos sonoros delegando la creación a los productores musicales y artistas, así se establece su modelo de negocio en tres áreas :

ÁREA DE PRODUCCIÓN
ÁREA DE COMERCIALIZACIÓN
ÁREA DE DISTRIBUCIÓN

¿Cuál es el objetivo de estas compañías discográficas?

Uno de los objetivos de una discográfica es la promoción, mercadeo y publicidad, este último es el de llevar a la mayor cantidad de audiencia posible la música que interpreta un artista y para esto se requiere una gran inversión financiera, la forma en que incursionan es anticipando una pérdida del 90% de su inversión es decir que por cada diez artistas que firman, uno les genera ganancia y el retorno de su capital inicial.

¿Cuál es la ventaja de estar con una compañía discográfica?

Trabajar o firmar con una casa discográfica es el deseo de innumerables artistas ya que están en capacidad de dar grandes cantidades de dinero, contratar a los mejores estudios de grabación, a los mejores productores musicales y productoras de video a la vez que pueden gastar en la promoción y puesta del producto en tiendas.

Al poder invertir grandes sumas de dinero pueden tener una estructura organizacional completa ya que tienen departamentos para cada actividad que necesiten implementar, es así que tiene departamentos de publicidad, mercadeo, relaciones publicas, división en áreas tecnológicas, composición, entre otras.

Al tener un personal capacitado en el área de medios y relaciones públicas para respaldar la actividad de un artista pueden impulsar su reconocimiento en emisoras de radio a un nivel corporativo.

El conseguir entrevistas en los diferentes medios como revistas, televisión y radio requiere presupuestos para transportar al artista, a los lugares en donde se va a presentar para emitir sus declaraciones, para esto se requiere de grandes sumas de dinero que sólo las disqueras se pueden dar el lujo de conseguir ya que hablamos de 350,000 a 450,000 dólares a nivel mundial en promedio de inversión por este concepto.

¿Qué es un sello independiente?

A principios de los ochenta la estrategia musical de negocio que las grandes disqueras empezaron a utilizar para difundir la música de un grupo o artista consistía en concentrar un número mayor de ganancias a través de menores lanzamientos de artistas o grupos, en ese sentido los sellos independientes capturan el mercado sobrante que los grandes sellos no cubren.

Los sellos discográficos independientes no participan en la cadena de negocio entre agencias discográficas y las grandes disqueras, los sellos discográficos independientes han sido responsables de darnos a conocer los ritmos mas importantes de los últimos 90 años tales como el Country, Blues, Rock, Hip-Hop, Grunge entre otros, Motown, Atlantic, Virgin han hecho parte de estos sellos independientes.

Debido a que las grandes compañías disqueras se especializan en la distribución y comercialización de productos musicales, los sellos independientes se especializaron en la producción de obras y han sido los proveedores de material sonoro que las grandes compañías adquieren a través de licencias, acuerdos, compras de derechos, etc.

A diferencia de las grandes disqueras que buscan generar grandes ventas derivadas del trabajo de un artista, los sellos independientes han elaborado su estrategia en el desarrollo de artistas o grupos dando como resultado beneficios y desventajas:
Beneficios de un sello independiente.

  • El artista tiene el control creativo sobre su material.

  • Recibe un mayor porcentaje por la venta de sus obras.

  • Vender los discos en espectáculos en vivo.

  • Participación más activa en la toma de decisiones con respecto a la estrategia y mercadeo de su material discográfico.

Desventajas de un sello discográfico independiente.

  • Los discos y promoción son hechos de manera local, para hacerlo de manera internacional se deben realizar acuerdos con diferentes disqueras para poder comercializar el material sonoro por un cierto periodo de tiempo.

  • Poco personal para desempeñar las tareas necesarias para mejorar la labor del grupo o artista.

  • Falta de recursos financieros que las grandes disqueras si poseen para distribuir y comercializar productos sonoros, pudiendo en el corto plazo respaldar la labor del grupo o artista pero si el artista no da los resultados esperados, en el largo plazo en algunos casos el sello independiente no puede seguir invirtiendo en un artista o ha tenido que vender su sello discográfico a una gran disquera.

Internet es una herramienta que los sellos independientes están utilizando para dar una difusión global a las obras de creación musical, a consecuencia de esto un número mayor de artistas se ha dado a conocer, creciendo de gran manera la oferta de artistas y grupos, en este sentido la innovación, creatividad y buena música son los elementos con que los sellos discográficos independientes pueden posicionar artistas en el mercado musical.

El negocio musical.

El negocio musical, tal y como se concebía hace unos años, está en declive. La cantidad de CD’s que se venden en el mundo baja año a año; Como consecuencia de este diferencial percibido por el cliente final surgen otras alternativas de compra/consumo de música:

Mercado negro: (top manta) y es que con el formato de música digital, la diferencia de calidad de sonido entre un original y otro pirata es nula.

Internet: La aparición y popularización de los formatos de audio comprimido (mp3), los programas P2P (emule, Kazaa, Bittorrent, etc) y el abaratamiento de las líneas de comunicaciones (ADSL) han llevado a un boom el fenómeno de compartir música. Ahora no se intercambian los CD’s con tus amigos y vecinos, sino con todo el mundo.

Música libre: han surgido licencias alternativas como las Creative Commons donde la música se puede obtener y reproducir sin el pago de derechos de autor. En muchos lugares ya puedes ver un cartel que pone Creative Commons “la música que estás escuchando es de libre uso comercial”.

Además de esto, en un futuro no muy lejano, es posible que la distribución no se realice como hasta ahora. Las cadenas de música probablemente serán discos duros con conexión a internet y te podrás descargar las canciones de tu tienda preferida de Internet.

Acciones que se están llevando a cabo para intentar paliar este problema del descenso en la venta de CD’s:

Dar más valor al CD: Regalo de DVD, envoltorio de lujo, en definitiva, algo que nos cree la sensación de que merece la pena comprar el original frente al pirata.

Tiendas online legales: Venta online de música por Internet.

Guerra al pirateo: Con campañas publicitarias, demandas y cierres de portales donde se comparte música, detención de mafias de copia masiva de CD’s.

La opción por excelencia que las compañías involucradas en el negocio musical se resisten a aplicar es bajar los precios de los CDs.

De esta forma se vendería más y como el beneficio = número de unidades x margen, es altamente probable que si bien el margen disminuye, el beneficio se mantuviera o aumentara como consecuencia de una mayor venta de unidades, pero está claro que los responsables de las empresas no tienen la misma opinión.

Las discográficas saben muy bien que en la industria de la música el negocio ya no es vender canciones, sino convertir a los artistas en ‘marcas’ y participar de los beneficios de fuentes cada vez más atractivas, como los conciertos o el ‘merchandising’.
Más que artistas, son marcas globales cuyo negocio es cada vez más amplio y menos limitado a la que tradicionalmente ha sido la fuente principal de beneficios: la música grabada.

Sin embargo, lo que antes era una posibilidad reservada para los grandes monstruos de la música, ahora es casi una obligación para todo aquel que quiera hacer una carrera.

La crisis de la venta de música grabada, que ha perdido más del 50% de su mercado en los últimos cinco años, ha forzado a los artistas, tanto recién llegados como consolidados, a buscar nuevas fuentes de ingresos y nuevas formas de hacerlo. La clave la ha apuntado en alguna ocasión Edgar Bronfman, presidente de Warner Music: “La industria musical está creciendo; la industria discográfica no está creciendo”.

Contratos integrales
Estos cambios están afectando a todos los actores del sector. Las discográficas ya no se conforman con vender discos y exigen contratos más amplios con los artistas, llamados Full Rights Contract o contratos 360 grados.

Hace más de diez años dos terceras partes de los ingresos de los músicos e intérpretes provenían de la venta de música grabada, y el tercio restante, de conciertos, merchandising y esponsorizaciones.

Ahora, la proporción es justo la inversa. Eso indica cuáles son las fuentes de ingresos atractivas, y las discográficas cada vez quieren un trozo mayor de ese pastel.

En vez de ofrecer a los artistas el habitual porcentaje de la venta de sus discos (normalmente, entre el 10% y el 15%), optan por participar de toda su carrera: conciertos, merchandising, campañas publicitarias.
Como contraprestación, ofrecen un mayor porcentaje de la venta de música e invierten, a más largo plazo, en su carrera. Es decir, roban el papel tradicional del manager en la gestión de sus derechos, la planificación de las giras, el marketing de los discos, la promoción del artista.

Estos contratos 360 grados son cada vez más habituales, donde la piratería ha hecho más difícil que las discográficas puedan sacar partido a las inversiones que hacen en los nuevos talentos.

El Full Rigths Contract no es un modelo feliz porque no puedes tener todos los huevos en la misma canasta. El artista no se puede quedar sólo en manos de una multinacional de discos que tiene tantos otros intereses. ¡Es muy peligroso para el artista y un paso atrás de 40 años!.

Cuando un grupo tiene el mismo management y la misma compañía tiene un margen prácticamente nulo de negociación; Estas movidas por parte de estas grandes empresas demuestran que estamos en tiempos muy positivos para aquellos que generen contenidos musicales de calidad.

Por: Serge Elizondo
Twitter: @stagemusica
Contacto: stagemusica@gmail.com