Usted no tiene que tener un título en teoría de la música para escribir progresiones armónicas que subrayan así su lírica. Pero escribir armonías que hablan el mismo mensaje como una letra e inspiran al oyente. Por otra parte, la expansión de nuestra tendencia natural de armonía para incluir nuevos acordes utilizados en nuevas formas toma tiempo e investigación.

Grandes armonías no tienen que ser compleja, y en muchas situaciones son muy simples. Cuando analizamos la función armónica dentro de nuestras canciones favoritas, a veces nos sorprendemos al ver que la progresión en el verso es también la misma progresión en el coro. A veces sólo hay un acorde que es diferente en la nueva sección de nuestra canción, y eso es lo que crea el contraste o gran acumulación dinámica. Transcripción de una nueva canción cada día por artistas que amamos nos da ruta para nuestras propias canciones. Trate de usar los acordes de una canción de otro artista que le guste y escribir su propia melodía en la parte superior. Es posible reorganizar los acordes si usted siente que es demasiado difícil escribir una melodía original. Progresiones armónicas no son derechos de autor, y cuanto más la transcripción que hace, más se encontrarán las mismas progresiones utilizados una y otra vez.

Muchas canciones se basan en el 1, 4, 5, 6 y menor. De hecho, son los principios de nuestra escritura armónica. Cuando elegimos acordes, siempre debemos ser conscientes de la emoción que esas progresiones de acordes están llevando. La personalidad de la canción siempre se refleja en el movimiento armónico. La decisión de pasar a un nuevo acorde, agrega en un acorde prestado, o para cambiar los acordes más o menos, todo puede provenir de una decisión de cambiar o crear un estado de ánimo.

Dedique algún tiempo a describir la sensación que se tiene cuando se escucha la progresión armónica de su canción por sí mismo. Grabate y toca un instrumento, sin la melodía y sin la lírica. Tome nota de donde se siente el cambio de estado de ánimo, y observe el acorde responsable de cambiar ese estado de ánimo. Busca como se complementa las melodias con los acordes, considere más cómo los acordes están sirviendo su mensaje lírico, para expresar lo que eres como un artista.

En resumen algunos consejos para Los Compositores:

1. Transcribir una canción nueva cada día. Toque junto con su canción favorita en su instrumento, si es posible.

2. Utilice los acordes de una canción que le gusta y escribe su propia melodía en la parte superior.

3. Reorganiza los acordes de una canción que te gusta y úsalos para escribir una nueva canción, de esos acordes que aprendas ahora manipularlos a su gusto.

Otros elementos elementos podemos tener en cuenta, mientras que usted está escribiendo mire la frecuencia cuando cambia los acordes, el tiempo y la tonalidad. Estos elementos importantes se deciden a menudo inconscientemente cuando escribimos.

Para más información sobre la forma de ampliar sus herramientas armónicas, recomiendo el curso ‘Songwriting Taller: Haromy’, escrito por el prestigioso profesor de Berklee College, Jimmy Kachulis.

Traducido por Samm Rodriguez