Cómo compensar a tu productor o a la persona que le pone la musica a tus canciones.  Si crea música original y no ha firmado sus derechos de publicación, USTED es su propio editor y USTED es dueño de su publicación.

Le deben regalías por el uso de su composición, la “composición” son los elementos estructurales (melodía y letra) que subyacen a cualquier grabación particular de la canción.

Pero a medida que convierte una canción terminada en una grabación terminada, muchas cosas pueden cambiar a lo largo del camino. La producción puede jugar un papel muy importante en el éxito final de una canción.

[IMPORTANTE: no soy abogado, y esto NO es un consejo legal. Siempre te recomendaría que consultes con un experto antes de que cierres cualquier parte de tus derechos.]

¿Cómo deberían los co-compositores dividir las regalías de publicación?

Si dos o más personas colaboran para escribir una canción (CoAutoria), la ruta es clara: cada persona debe tener una participación en la propiedad de la canción y dividir las regalías de publicación en consecuencia.

¿Cuáles deberían ser los porcentajes de compositor? Bueno, no hay una respuesta única para esta pregunta, pero aquí están algunos de los escenarios comunes:

Algunos compositores trabajan bajo un acuerdo donde dividen todo de manera uniforme, independientemente de cuánto contribuye cada persona a la canción final. (Lennon / McCartney)
Otros colaboradores determinan las divisiones cada vez que completan una sesión de escritura, y dividen la propiedad en una composición de acuerdo con el “porcentaje” de su contribución individual a la canción (que, por supuesto, debe ser acordada por todos los colaboradores). Por ejemplo: “Oh, tuve la mayor parte de la canción completada, pero realmente ayudaste al agregar ese increíble puente”. Digamos que vale 10%, o 20%, o … lo que sea que todos los colaboradores encuentren justo.
Sin embargo, otro método designa la música como el 50% y la letra como el 50%, y si hay dos escritores (un compositor y un letrista), la división es un 50/50 simple.
Cualquiera que sea el método que utilice para dividir los ingresos de crédito y publicación de escritura conjunta, debe obtenerlo por escrito inmediatamente después de terminar una canción. No esperes, o los recuerdos se nublarán, el dinero lo complicará todo y los ánimos se encenderán.

¿Deberías dividir tu publicación con productores o lo gente que hace la pista de la cancion?
La parte editorial es confusa para empezar, incluso cuando se habla de una colaboración “simple” para la composición de canciones. Antes de llegar demasiado lejos, deberíamos volver a lo básico: a los ojos de la ley, la composición de los derechos de autor de una “canción” se rige por la letra y la melodía, nada más.

Entonces una canción es la melodía y las palabras.
No los acordes. No es el ritmo No es el arreglo. No es el tempo No las punciones del sintetizador o la guitarra enferma. No es el ritmo. No el bajo. Si solo escribiste la melodía y la letra, TÚ eres el compositor y el único propietario de los derechos de publicación de la canción.

Sin embargo, todos sabemos que cualquiera de los extras que mencioné anteriormente (el ritmo, el bajo, el riff de la guitarra, el gancho del sintetizador) PODRÍAN convertirse en parte integral de una canción, convirtiéndola de plata en oro.

De ser así, podría haber un argumento para que ese colaborador (el productor, beatmaker, arreglista o quien toco en la cancion) tenga una participación en la composición. Especialmente si años después, el elemento que contribuyeron a la canción se considera inseparable de la composición subyacente en las mentes de los oyentes (o en la evaluación de los musicólogos que tienen que testificar sobre esto en los casos judiciales) Quien puede decir que la colaboración de Quincy Jones en la musica de Michael Jackson no fue fundamental para el éxito.

Otra práctica común es escribir música que ya ha sido creada por un productor hacer musica sobre un Beat como común se dice. Cuando escribes las palabras y la melodía en una pista preexistente, hay un argumento que se debe hacer para que no hayas escrito la “canción” si no fuera por esa música preexistente. ¿Vale la pena compartir una publicación?

Recuerde: Song = Words + Melody.

Las disqueras y las editoras crearon un sistema de regalías hace mucho tiempo, donde a los productores se les otorgaron “puntos” sobre cualquier ingreso generado por el uso y venta de una grabación de sonido, pero generalmente no se les otorgó crédito como compositor por su trabajo de producción. Esto fue una especie de término medio, reconociendo que la producción puede ser un proceso mágico que convierte una grabación de sonido en un éxito, al tiempo que respeta a los compositores que buscan crear composiciones que brillen en diferentes contextos de producción.

Pero como mencioné anteriormente, todos sabemos cómo un cierto gancho, riff o groove puede hacer que la magia suceda en una canción. Y si tu productor o beatmaker agregaron algo a tu pista final que más tarde podría verse como absolutamente esencial para el éxito de la cancion.

Una sugerencia seria decirle a tu productor que habrá una editora y tu le des parte de la cancion en los derechos editoriales algo como 5 o 10% dependiendo del trabajo que realice o la relación que ustedes tengan, hay que decir que esto es totalmente extraordinario y que no existe un ley que obligue a los compositores o autores a ceder derechos sobre la cancion a quien produce la musica o hacer los arreglos.

Esperamos sus opiniones al respecto sobre este tema que seguro generara muchas preguntas sobre este tema tan complejo como son las regalias a los productores y arreglistas. Comenta abajo con tus opiniones.